Guadalupe García

Experta en economía circular y desarrollo sostenible

Volver
 
 

23 FebInnovación y economía circular: reinventar el sistema

Oímos hablar de economía circular, cada vez más. Este concepto despierta un interés creciente entre empresarios, políticos y ciudadanos. Un ejemplo ha sido la reciente Cumbre de Cotec Europa. La economía circular supone una alternativa al modelo de producción y consumo actual. Pero, ¿sabemos realmente qué es y qué implica?, ¿somos conscientes de sus beneficios?, ¿del cambio que supone?, ¿de su potencial innovador y disruptivo?

 

 

El crecimiento económico de los últimos 250 años se ha basado en un modelo lineal: extraer, fabricar, usar y tirar. Este modelo implica presión sobre los recursos, volatilidad de precios, degradación de ecosistemas y pérdida de capital natural.

 

En 1930, el economista británico John Maynard Keynes auguraba que en 100 años la humanidad habría vencido su batalla contra la escasez. Sin embargo, hoy la presión sobre las materias primas continúa y crece. Con una previsión de población mundial superior a 8.000 millones de personas en 2030, resulta esperable una saturación progresiva de los recursos y una mayor erosión del entorno. Se requiere un cambio decisivo en el patrón de crecimiento y en la forma en que el ser humano interactúa con la biosfera.

 

La economía circular surge como una alternativa que permite desvincular el crecimiento económico del consumo de recursos y del deterioro ambiental. Supone una opción prometedora, capaz de solucionar desafíos ambientales mientras crea nuevas oportunidades empresariales.

 

Según la Fundación Ellen MacArthur, organización de referencia en esta materia, la economía circular es un sistema restaurador y regenerativo, por intención y diseño, que trata de que los productos y materiales mantengan su utilidad y valor en todo momento, integrando ciclos biológicos (que buscan devolver los residuos a la naturaleza) y técnicos (orientados a que los productos estén diseñados para ser reutilizados todo lo posible).

 

LA ECONOMÍA CIRCULAR NO SOLO TRATA DE RESIDUOS, ABARCA TODA LA CADENA DE VALOR

 

Así, la economía circular no solo trata de residuos, su enfoque es mucho más amplio, ya que al buscar reintegrarlos al ciclo productivo, abarca toda la cadena de valor: diseño, producción, consumo y reciclado, para convertirlos de nuevo en recursos.

 

Un modelo circular sustituye los insumos materiales y las externalidades negativas sobre el entorno por el conocimiento. Lo hace empleando tecnologías avanzadas y nuevos modelos de negocio basados en los principios de longevidad, renovación, reutilización, reparación, colaboración y desmaterialización.

 

La transición a una economía circular es una prioridad para la Unión Europea, que argumenta para ello beneficios ambientales (asociados a la protección del medio natural), sociales (nuevos empleos) y económicos (por ahorro de materias primas, competitividad y oportunidades de negocio).

 

¿Y cómo entra la economía circular en nuestro día a día? ¿Algún ejemplo? Productos como el papel de piedra, fabricado con caliza y resina, que se puede reciclar infinitamente. Teléfonos diseñados para la durabilidad y la fácil reparación. Artículos de moda fabricados con basura marina. Robots que extraen los materiales valiosos de objetos considerados residuos. Servidores informáticos empleados como calefacciones. Parques tecnológicos que imitan los ecosistemas naturales.

 

Todos estos ejemplos tomados de la realidad de nuestro entorno ilustran qué es la economía circular. La obra de autores como Walter Stahel, Bill McDonough, Michael Braungart o Gunter Pauli, pioneros del pensamiento circular, recoge cientos de casos y ayuda a comprender su  potencial transformador.

 

El salto del sistema lineal al sistema circular exige un cambio radical de visión, no sólo de empresas y gobiernos, sino de toda la sociedad: implica una transformación de las formas de producir, pero también de la manera de consumir. Son, pues, necesarios cambios disruptivos, cambios tecnológicos, económicos, organizativos, sociales y, en especial, culturales.

LA ASPIRACIÓN DE  UN SISTEMA CIRCULAR ESTIMULA IDEAS CREATIVAS E INNOVADORAS

Si innovar, como dijo Peter Drucker, significa encontrar nuevos o mejorados usos a los recursos de que ya disponemos, la innovación es un poderoso catalizador de la economía circular. Y viceversa. La aspiración de alcanzar un sistema circular estimula ideas creativas e innovadoras.

 

Ante el declive del sistema lineal, el emergente modelo circular convierte la escasez de recursos en nuevas oportunidades y beneficios.  La innovación lo hará posible. Ambos conceptos se retroalimentan: innovación y economía circular, un binomio redondo.

 

Las startups, más ágiles y flexibles, están siendo pioneras en utilizar modelos de negocio circulares. Algunas multinacionales impulsan también iniciativas destacables. Pero, la mayoría de grandes empresas, ¿está apostando lo suficiente por este nuevo modelo?, ¿o su ADN es aún lineal?

 

Existen motivos potentes para apostar por la economía circular. ¿Qué empresa o gobierno no estaría interesado en reducir su dependencia de los recursos, mientras resuelve retos ambientales y  transforma residuos en ingresos? El discurso es atractivo y motivador. Pero conseguirlo no es fácil.

 

Hacer realidad la economía circular requiere un esfuerzo importante en cuanto a gestión del cambio.  Y volviendo a Drucker: para gestionar algo conviene medirlo. Las métricas son fundamentales para administraciones y empresas, facilitan la toma de decisiones y permiten monitorizar el cambio hacia lo circular.

 

¿Y cuál es la situación de partida? ¿Qué indicadores debemos utilizar? ¿Disponemos de los datos necesarios para analizar y de estándares para comparar? ¿Cómo medir la circularidad? Reflexionar sobre cuestiones de este tipo es un ejercicio importante para pasar de la teoría a la práctica. El informe sobre economía circular que acaba de publicar Cotec, el primero sobre este tema que se hace en España, avanza en esta dirección.

 

La economía circular tiene carácter transversal, atañe a todos los sectores e integra disciplinas y ámbitos de conocimiento tan diversos como biomímesis, nuevos modelos de negocio, bioeconomía, emprendimiento, ciencia ciudadana, nanotecnología, sistemas inteligentes, impresión 3D, innovación social, educativa y financiera, tecnología blockchain, internet de las cosas, inteligencia artificial y robótica.

 

LA ECONOMÍA CIRCULAR NOS TOCA A TODOS Y LA COLABORACIÓN ES CLAVE PARA HACERLA REALIDAD

A todos nos toca la economía circular. Como ciudadanos, empresarios, políticos o académicos, a todos alcanza el cambio que se está produciendo. Y también afecta a los más jóvenes, las nueva generación que deberá hacerla realidad. La colaboración a todos los niveles es clave para conseguirlo.

 

Esta nueva economía requiere una nueva forma de interpretar el mundo, cambios reales en los valores y comportamientos. Cada uno a nuestra medida tenemos capacidad para facilitar esta transición. En recompensa, surgirá valor donde antes no se veía.

 

Como ciudadanos, podemos impulsar la economía circular a través de nuestras decisiones económicas (de compra, ahorro, inversión, etc). Podemos alquilar ciertos bienes en vez de comprarlos y optar por empresas, productos y servicios que incorporen la circularidad. Además, diversas iniciativas ciudadanas, movimientos y comunidades, facilitan la puesta en marcha de principios circulares, desde la base y de forma colaborativa.

 

Las administraciones, por su parte, tienen la capaciad de acelerar la transición circular mediante políticas y legislaciones armonizadas, en línea con las europeas. Pueden también colaborar haciendo un uso proactivo de instrumentos como la compra pública innovadora y la contratación pública verde. Y además tienen la posibilidad de impulsar reformas fiscales y diseñar estrategias educativas.

 

Algunas empresas, las más innovadoras, aplican ya la circularidad y obtienen con ello una ventaja competitiva. Generan energía a partir de desechos, valorizan subproductos, basan sus modelos de negocio en plataformas colaborativas, crean redes de logística inversa, sustituyen modelos de propiedad por los de pago por servicio o participan en procesos de simbiosis industrial.

 

Cualquier avance en este proceso ayudará a hacerlo realidad. Una innovación puede traer decenas de innovaciones adicionales. Y esta tendencia ayudará a aterrizar el modelo y a su adopción generalizada y masiva.

 

La economía circular es uno de los grandes retos creativos de nuestro tiempo. El cambio necesario para conseguirlo es inmenso. La buena noticia es que es posible y beneficioso a múltiples niveles. ¿Apostamos por innovar para escalar la economía circular? Es una oportunidad demasiado buena para perderla. Entonces, ¿damos un paso más?

8 Comentarios
  • Ángel Alberich Bayarri // EXPERTO DE #LOS100
    Ángel Alberich Bayarri // EXPERTO DE #LOS100
    Publicado a las 00:05h, 27 febrero Responder

    Muchas gracias por el artículo. La economía circular es lo que se ha venido adoptando también en el ámbito del equipamiento médico. Hasta hace poco el acceso a ofertas de equipamiento de imagen médica usado no estaba disponible en los primeros fabricantes (Philips, Siemens, GE, entre otros), sino exclusivamente en el mercado de ocasión. En la actualidad en Medicina se ha establecido la opción de compra de equipamiento ‘Refurbished’ que está teniendo una gran adopción entre los clientes, ya que aprovecha piezas de otros equipos ya utilizados revisadas y certificadas para crear uno prácticamente nuevo a la mitad de precio.
    Estoy muy a favor de la economía circular siempre que responda a una optimización real de costes y se traduzca en productos a precio de mercado e incluso reduciéndolo.
    Sin duda es una estrategia que hay que aplicar a todas las estructuras organizativas, incluyendo estados y sus organismos públicos, así como entidades empresariales.

    EXPERTO EN INGENIERÍA BIOMÉDICA

    • Beatriz Real
      Publicado a las 18:22h, 02 marzo Responder

      Desde mi humilde, pero firme, opinión sobre la necesidad de reinventar el sistema ligado al modelo de economía circular, creo que esta transformación de modelo económico/productivo/social no es una oportunidad o alternativa, sino una obligada respuesta a la necesidad actual de crecimiento y, conjuntamente, desarrollo económico. Estoy totalmente de acuerdo contigo, Ángel, en que el análisis de la traslación de los efectos de la economía circular a costes y precios reales, económicos y sociales, es totalmente necesario. En este sentido, hay que estar alerta para diferenciar entre los desarrollos de iniciativas ligados al binomio innovación y economía circular basados en modelos estrictamente económicos, los considerados tradicionales que obvian el comportamiento de ambas variables , y aquellos que tienen una visión holística sobre el sistema con una clara pretensión de disminución de ambas. Éstos últimos sí pueden garantizar un efecto conjunto sobre crecimiento y desarrollo. Trabajemos sobre curvas Eco Crowd Innovation https://ecocrowdinnovation.wordpress.com/about/

  • Lola Elejalde Hernani
    Publicado a las 12:12h, 01 marzo Responder

    Gracias por abrir el debate sobre economía circular en el foro #innova100. Me parece un tema de completa actualidad y que, gracias a la Cumbre de Cotec Europa, se ha situado además en la agenda de las más altas instituciones españolas y europeas.
    Y, entendiendo la innovación como un medio para conseguir un fin, creo que es muy oportuno que una fundación dedicada a la promoción de la innovación ahonde en este tema. Porque para la transición hacia un modelo circular es imprescindible aplicar innovación desde un punto de vista holístico, es necesario desarrollar soluciones innovadoras que combinen la perspectiva tecnológica, la no tecnológica y la social.
    Así lo entendemos en Innobasque, la Agencia Vasca de la Innovación, donde promovemos la economía circular en el País Vasco, en coordinación con otros agentes públicos y público-privados.
    Como bien se dice en el artículo, la colaboración va a ser necesaria, como lo es, cada día más, para la transformación en todos los ámbitos sociales y económicos. Al abordar los modelos productivos y de consumo circulares, debemos pensar en cadenas de valor (y su extensión global), en hibridación de prácticas y experiencias entre diferentes cadenas y sectores, en incorporar modelos de pensamiento más disruptivos en sectores “tradicionales” para llegar a repensar y transformar los modelos de negocio, …
    Creo que todavía no somos plenamente conscientes de las oportunidades que nos ofrecen los modelos circulares, no solo derivadas de circularizar productos y materiales sino, sobre todo, las relacionadas con nuevos modelos de negocio y, concretamente, los modelos que pueden aparecer en la intersección entre la economía circular y la economía digital, ambas compartiendo (con orígenes diferentes) la tendencia a la servitización, la funcionalidad, la colaboración, … Y, a partir de lo anterior, el abanico de oportunidades de creación de empleo, con diferentes necesidades de cualificación.
    Debemos comunicar y socializar los casos de éxito que ya se están produciendo para tangibilizar las oportunidades teóricas y que sirvan de ejemplo y estímulo para organizaciones y territorios en su transición.

  • Elena Criado Calero
    Publicado a las 20:19h, 04 marzo Responder

    Magnífico compendio de lo que nos debería deparar el futuro si empezamos a utilizar la inteligencia y la sostenibilidad en todo el.proceso económico. Si seguimos mirando hacia otro lado tenemos los días contados. Nos lo llevan advirtiendo desde que se acuñó el término de la obsolescencia programada en la mitad del siglo XX.

  • CARLOS MARTINEZ RIERA // EXPERTO DE #LOS100
    CARLOS MARTINEZ RIERA // EXPERTO DE #LOS100
    Publicado a las 12:16h, 07 marzo Responder

    En una visita con una delegación de la Comisión Europea a la planta de valorización de residuos urbanos de Manises (Valencia) se nos explicaba que hay tecnología (con la que cuenta la planta) para recuperar una enorme fracción de los residuos sólidos urbanos, incluyendo los plásticos de baja densidad. No obstante, nos indicaban que el plástico así recuperado era más caro que fabricarlo de nuevo, y ello por la política fiscal que favorece esta situación.
    En otra visita al ayuntamiento de montaña de Serra (también en Valencia), se nos presentó la política municipal (financiada casi únicamente con fondos del ayuntamiento) de reutilizar la biomasa de sus bosques para fabricar pellets de biocombustible para uso de sus vecinos a precio de coste y venta a otros municipios cuyos beneficios se reinvertían en el proyecto, lo que había generado tanto puestos de trabajo como una economía local que se expandía ahora a la adquisición mediante compra cuasi-innovadora de calderas de biomasa para los vecinos de Serra.
    No obstante, este último ejemplo de bioeconomía está ahora bajo fuego cruzado, puesto que se señala desde sectrores ceintíficos que la utilización de la biomasa como combustible, lejos de reducir las emisiones, contribuye a ellas.
    Estos dos ejemplos me permiten ilustrar algo que ya han señalado algunos antes en este foro: la economía circular y la bioecnomía son transversales por naturaleza y requieren la implicación de disciplinas y políticas muy diversas.
    No toda economía circular es más rentable o más ecológica y, en ciertos casos, será necesario resolver estas tensiones desde la evidencia científica, pero también desde la opción política.

    Experto en políticas Europeas regionales, estatales y comunitarias
    y en la financiación de I+D y de Innovación

  • DAVID GARCIA AMAYA
    Publicado a las 10:40h, 08 marzo Responder

    Espléndido artículo para situarnos en una realidad económica que más pronto que tarde deberemos abrazar. Y esperemos que, dentro del mundo de los poderes públicos y empresariales, sea lo antes posible para crear paso a paso un mundo más sostenible e inteligentemente productivo.

  • Eliana Martinez Vca
    Publicado a las 18:54h, 18 marzo Responder

    Cuando llegué al Caquetá(amazonia Colombiana) me sorprendió gratamente una costumbre : cada casa tenía un alberca en el piso más alto ,este es un verdadero ejemplo de Economía circular…por qué el agua de lluvia cae a la calle? UNA ALBERCA ..recoge el agua lluvia esta nos sirve para usarla en los baños o WC. para los pisos para regar el jardín, para lavar la ropa, pero antes la disfrutamos en una zambullida. que tal grandes albercas en los edificios? lastima que esta costumbre poco a poco se desarraiga y el agua lluvia se va lavar las calles y engrosar las aguas pútridas y negras de nuestras ciudades.Esta labor de COTEC es de tipo urgente…..CONCIENCIA de preservar el planeta.

  • Pascual Fernandez
    Publicado a las 17:41h, 19 abril Responder

    Estupendo artículo, Enhorabuena a Cotec y a Guadalupe García por favorecer este debate fundamental: debemos tomarnos muy en serio la necesidad de revertir un modelo de desarrollo basado en un uso intensivo de recursos,que acaban transformados en residuos. La clave es avanzar hacia un nuevo modelo en el cual el valor de los productos y de los recursos con los que se fabrican se mantengan en la economía durante el mayor tiempo posible y en la que se reduzca así hasta el mínimo posible la generación de residuos.

    El debate de transformar la basura urbanos en energía en nuestro país es todavía bastante sorprende. Sin embargo, está totalmente superado en los países nórdicos (baluartes de las polìticas medio ambientales) mientras que aquí, a pesar de que se ha avanzado mucho (Ecoembes es un buen ejemplo) todavía seguimos llenando vertederos. Si se valorizaran energéticamente, cuanto carbón o petróleo podríamos dejar de importar?

    Otra cuestión muy relevante es la obsolescencia programada de los bienes producidos por algunas industrias. La Administración (nacional y comunitaria) debería tomar cartas en el asunto.

    La economia circular siempre es rentable, siempre es ecológica. Otra cosa es que alguién la aplique mal y luego la utilice como ejemplo.

    Pascual Fernandez. Decano del Colegio de Economistas de Madrid

Publica un comentario

 

TWITTER

Más de 30 actividades para experimentar la #innovación a través del #fútbol. Un evento único e irrepetible que no t… twitter.com/i/web/status/8…

Hace alrededor de 11 horas del Twitter de Fundación Cotec

¿HABLAMOS?

Contacto:

Calle Velazquez, 24. 2º DCHA.
28001 - Madrid. España
(+34) 914 36 47 74
fundacion.cotec@cotec.es