Antonio Pulido

experto en activos intangibles

Volver
 
 

30 JulMEDIR PARA ACTUAR: ‘GLOBAL INNOVATION INDEX’ 2018

INSEAD, una prestigiosa business school, en colaboración con la Universidad de Cornell y WIPO (World International Property Organisation), proporciona su Global Innovation Index (GII) para 126 países, en su edición número 11 recién publicada para 2018, utilizando 80 indicadores tanto de input como de output.
Entre los inputs incluye 53 referentes a cinco grandes áreas o pilares:

  • Instituciones (gobernanza, protección e incentivos del entorno político, regulatorio y empresarial)
  • Capital humano e I+D
  • Infraestructuras (TIC y generales)
  • Sofisticación de mercados (créditos, acceso internacional, competencia,…)
  • Sofisticación empresarial (trabajadores del conocimiento, conexiones, talento, FDI,…)

 

Como outputs de la innovación (la parte más creativa del GII) utiliza 27 indicadores agrupados en dos grandes áreas o pilares:

  • Conocimiento y tecnología: Creación de conocimiento (patentes, modelos de utilidad, publicaciones científicas y técnicas). Impacto del conocimiento (nuevas empresas, gasto en software, certificados de calidad,…). Difusión del conocimiento (propiedad intelectual, exportaciones netas de alta tecnología,…).
  • Productos creativos: Activos intangibles. Bienes y servicios creativos. Creatividad on-line.

 

El GII tiene una metodología de elaboración transparente (hay un anexo dedicado al Conceptual Framework) y un proceso de mejora permanente. La comparativa internacional se facilita con indicadores relativos respecto al tamaño del país (p.ej. población, PIB, etc). Cada indicador se normaliza en el intervalo 0 a 100, utilizando los valores extremos de la muestra utilizada de países. La diferente ponderación de los indicadores no se aplica finalmente por una recomendación interna para asegurar una mayor coherencia estadística.
Como referencia inicial, los indicadores simples pueden, por tanto, oscilar entre 0 y 100 puntos y el indicador sintético conjunto obtenido se mueve, en la práctica, entre los más de 60 puntos de los cinco países líderes (Suiza, Suecia, Holanda, EEUU y Reino Unido) y los menos de 20 puntos de los países colistas (Yemen y Togo).
Como es evidente, la valoración del nivel de innovación de cualquier país responde a una selección discutible de indicadores. Lo que parece más destacable es la variedad de aspectos que hay que tener en cuenta en una estrategia de innovación. Más que debatir sobre indicadores (siempre orientativos) hay que pasar a un diagnóstico de la situación y una política de acción. Se trata de someter a los factores de innovación a una evaluación continua y proporcionar una herramienta clave para los tomadores de decisión y una rica base de datos de una métrica detallada para refinar las políticas innovadoras.
El índice conjunto GII calculado por grandes áreas geográficas considera que el liderazgo mundial actual en innovación corresponde a América del Norte (56 puntos), seguido por Europa (47 puntos) y Sudeste/Este Asia y Oceanía (44). Las zonas relativamente más atrasadas se encuentran en África Sub-Sahariana (25 puntos), Asia Central y del Sur (28), Latinoamérica y Caribe (30) y Norte de África y Oeste de Asia (34).
Pero la disparidad dentro de cada región es evidente. De los Top 10 mundiales (entre 60 y 68 puntos) ocho se localizan en Europa (en este orden: Suiza, Holanda, Suecia, Reino Unido, Finlandia, Dinamarca, Alemania e Irlanda) y sólo dos fuera (Singapur, 5º, y EEUU, 6º). Pero Europa también tiene países en puestos rezagados con apenas 30 puntos (como Azerbaiyán o Bosnia); Asia cuenta con otros países destacados aparte de Singapur (como Corea, Japón o China con 53-57 puntos); Israel alcanza los 57 puntos de nota.
Entre las conclusiones del propio informe citaré las siguientes, a las que añado una referencia especial para Unión Europea y Latinoamérica.
1.- Optimismo respecto a la posibilidad de una mayor innovación y crecimiento global. Después de una década de progreso irregular parece percibirse una necesidad renovada de priorizar políticas que estimulen nuevas fuentes de innovación y crecimiento y una mayor sensibilidad en la recuperación de esfuerzos en I+D.
2.- El rápido crecimiento en China muestra el camino para otras economías de renta media. China ya se encuentra en el puesto 17 en innovación, con grandes mejoras en I+D empresarial, importaciones de alta tecnología, número de investigadores, patentes y publicaciones. GII 2018 identifica 20 países que han superado el nivel de innovación respecto al nivel de desarrollo que les corresponde. Algunos pertenecen al África Sub-Sahariana (como Kenia, Ruanda o Mozambique), otras al Este Europeo (como Serbia, Montenegro o Georgia), otras a Latinoamérica (como Colombia o Costa Rica).
3.- Las economías ricas con más diversificación industrial y de exportación es más probable que alcancen niveles altos de innovación. Sin que pueda identificarse como una relación causa/efecto, las estadísticas internacionales apuntan a que países más diversificados suelen ser también más innovadores.
4.- Es clave centrarse en que las inversiones en innovación se trasladen a resultados. En general se observa una estrecha relación entre inputs y outputs de la innovación, pero existen algunos outliers significativos. Por ejemplo China, Suiza, Holanda, Suecia, Alemania, Irlanda o Hungría producen en orden con lo que correspondería a los recursos puestos en juego. Mientras se quedan más cortos en países como Noruega, Singapur, Japón o Australia. El indicador de eficiencia (cociente entre indicadores de outputs e inputs) se sitúa cerca del 100% en China o Suiza; baja a 76 en EEUU o a 70 en España, Italia o Portugal; se derrumba a cerca de 30 en Ruanda o Yemen.
5.- La mayoría de los clusters tecnológicos están en EEUU, China y Alemania. Países como Brasil, India o Irán entran en la lista top 100. EEUU encabeza la lista por número de hubs con 26, seguido por China (16), Alemania (8), Reino Unido y Canadá (4). Por tamaño, los principales están en Tokio, Hong Kong, Seúl, Pekín y California. España incluye dos (Madrid y Barcelona) en esta lista top 100.
6.- La innovación europea está claramente liderada por los países del Norte/Centro de Europa, con los países del Sur en posiciones media/baja. Suiza aparece en GII-2018 como líder mundial en innovación (68 puntos), seguido por Holanda, Suecia, Reino Unido, Finlandia, Dinamarca y Alemania, todos ellos en la zona alta, superando los 58 puntos. Irlanda, Francia, Noruega, Austria o Bélgica se sitúan en una zona media relativamente confortable, manteniéndose por encima de los 50 puntos. República Checa, España, Eslovenia, Italia y Portugal superan los 45 puntos. Hungría, Eslovaquia, Bulgaria, Polonia, Croacia o Grecia están en los 40 o ligeramente por encima.
7.-Latinoamérica muestra grandes diferencias en innovación. El liderazgo dentro de la zona corresponde a Chile, Costa Rica y México (35-38 puntos), seguido por Uruguay, Colombia, Brasil, Perú y Argentina (30-35). Los últimos puestos para Bolivia, Honduras, El Salvador, Guatemala y Ecuador (23-27) ya en la lista de los 30 países (de los 126 analizados) con peor comportamiento innovador.

Las variantes crisis/postcrisis en el esfuerzo I+D

La pasada crisis ha afectado a los recursos dedicados a la innovación y en particular, como componente más significativo, a la inversión en I+D. Sin embargo, el impacto ha sido muy dispar.
El GII permite clasificar los países según un triple modelo de comportamiento:
• Países que mantuvieron el esfuerzo en I+D durante la crisis

Una lista selecta de naciones que invirtieron en I+D incluso más en 2010-2013 que en el inicio de la crisis (2008). Utilizando un índice base 2008=100, Egipto alcanzó un nivel medio 2010-2013 de 222 puntos, China de 177, Polonia de 150 y podríamos añadir países tan dispares como Francia en Europa; Costa Rica, Argentina, Colombia o México en Latinoamérica; o India, Corea, Turquía o Rusia.
• Países que redujeron el esfuerzo en I+D durante la crisis pero que superaron los niveles iniciales en la postcrisis

Destacan países europeos como la República Checa, Alemania, Austria, Grecia, Reino Unido, Suecia o Italia. En Latinoamérica: Chile o Brasil. Pero también EEUU, Israel, Singapur o Sudáfrica.
• Países que sufrieron la crisis en su esfuerzo en I+D y no recuperaron niveles en la postcrisis

En este “pelotón de los torpes” se encuentra España, acompañada por otras naciones europeas como Portugal, Finlandia, Islandia o Rumanía. Disminuir la inversión en I+D siempre es un mal indicador, pero hacerlo durante una década puede tener un efecto acumulado que lastre la innovación más allá del corto plazo. La llamada de atención es urgente y no cabe culpabilizar sólo a la pasada crisis económica.

La distribución mundial de los principales hubs o clusters tecnológicos

Anteriormente indicamos la concentración de estos grandes conglomerados tecnológicos en países como EEUU o  China, pero también su implantación en países europeos (España incluida) o asiáticos.  GII ha hecho un esfuerzo  para detectar estos puntos geográficos de alta intensidad en innovación.
La metodología de medición (todavía en fase experimental) ha consistido en la geocodificación de las direcciones de los inventores listados en  los registros de patentes (WIPO´s Patent Cooperation Treaty) y en determinados repertorios de publicaciones científicas.(SCI Ampliado).. Aproximadamente se han utilizado datos de un millón de patentes y 8,5 millones de artículos de 113 campos científicos.
Se ha establecido un radio geográfico de 15 kms.  y un mínimo de densidad de 4.500 datos para localizar un cluster tecnológico. Un algoritmo especialmente diseñado para este tratamiento (DBSCAN) ha permitido detectar 192 conglomerados. Para cada uno de ellos  se  proporciona el peso relativo en patentes y publicaciones, su principal campo científico, la organización científica más relevante, el  área principal de patentes y la institución que realiza las aplicaciones.
Para los interesados me remito a la sección especial (págs. 193-209) del informe, Identifying and ranking the world´s largest science and technology clusters.  Aquí me limito a algunos ejemplos y datos significativos.
En la lista de los Top 100 Clusters, el primero es Tokyo-Yokohama que acumula, por sí sólo,  más del 10% de los datos de patentes (campo principal maquinaria eléctrica; aplicador Mitsubishi Electric) y publicaciones  (campo física, organización principal University of Tokio).
El principal hub europeo se detecta en Paris (9º en el ranking) con patentes en transporte y aplicante L´Oreal; campo científico física y organismo CNRS. Detrás, en Europa y por este orden: Londres, Amsterdam-Rotterdam, Colonia, Stuttgart, Munich, Eindhoven, Estocolmo, Frankfurt, Madrid (puesto 38), Berlín,  Barcelona (42),  Milán,  Heidelberg, Zurich, Bruselas, Copenhague, Roma, Nuremberg, Cambridge, Helsinki, Viena, Oxford, Lyon, Grenoble, Hamburgo, Basilea, Manchester, Lausana, Lund, Dublin y Gotemburgo. En total 31 clusters  europeos.
Los dos clusters españoles los asigna a patentes en comunicación digital (Madrid) y farmacia (Barcelona) con Telefónica y Hewlett-Packard como aplicantes. Química como principal campo científico, con CSIC y Universidad de Barcelona como organizaciones científicas.
Los resultados son limitados y discutibles, pero considero que son un paso en una línea interesante de localización geográfica de la innovación y políticas públicas y privadas de apoyo.

Detalle de resultados y consecuencias para España

Cada país de los 126 analizados tiene su hoja resumen con la nota y posición relativa en cada uno de los 80 indicadores utilizados para valorar inputs y outputs de la innovación. Ahora parece el momento de detallar la situación pormenorizada de España y sacar algunas conclusiones.
Ya comentamos la nota global de España (49 puntos) y su situación en el ranking  (puesto 28 de 126),  que nos sitúa en una zona de innovadores moderados en relación con nuestro nivel económico  y social, con un ratio de eficacia (ouputs sobre inputs) del 70%.
De los siete pilares que diferencia GII-2018,  los soportes más fuertes son las infraestructuras (ascendemos al puesto 11) y la sofisticación de mercados (puesto 16). Entre las infraestructuras tenemos los puntos más fuertes e participación electrónica, servicios de gobierno online y certificaciones ISO, con una debilidad en esfuerzo inversor. En cuanto a mercados, sólo destaca la escala del mercado interior y preocupa la dificultad para obtener créditos.
La peor nota la obtenemos en el pilar de sofisticación empresarial donde se concentran tres debilidades importantes: escasa relación investigadora universidad/empresa, limitadas alianzas estratégicas y reducidas importaciones netas de alta tecnología.
Los restantes cinco pilares se reparten fortalezas y debilidades. En capital humano e investigación, contamos con altos periodos de escolarización, elevada matriculación de tercer grado y presencia de empresas globales de I+D. Quedamos rezagados en movilidad universitaria y gasto educativo. En cuanto a instituciones, las debilidades se concentran en costes de despido/ nivel salarial y escasa facilidad para poner en marcha nuevas empresas.
Directamente en la zona de outputs de tecnología y conocimiento, destaca  el gasto en software y las citas de documentos científicos. En cuanto a producción creativa, un magnífico puesto en diseño industrial.
En conjunto y para la mayoría de los indicadores estamos en la zona que nos corresponde como innovadores moderados. Tenemos potencialidades a aprovechar en infraestructuras y recursos humanos que no se trasladan a  un mejor resultado innovador por algunas ineficiencias, despilfarros y, sobre todo,  por la lacra económica y social del todavía alto paro y la falta de oportunidades para una juventud cuya preparación no termina de aprovecharse.
La escasa relación universidad/empresa es uno de los puntos claves de nuestro futuro en innovación. Siguen siendo, en muchos casos, dos mundos inconexos en cuanto a objetivos educativos e investigadores.  Me atrevería a situarlo como un punto estratégico de la nueva etapa de innovación con la que se enfrenta la economía y la sociedad española en su conjunto.

No hay comentarios

Publica un comentario

 

TWITTER

Si quieres investigar más sobre el gasto en I+D empresarial en España, desglosado por sector productivo y tamaño de… twitter.com/i/web/status/1…

Hace alrededor de 12 horas del Twitter de Fundación Cotec

¿HABLAMOS?

Contacto:

Calle Velazquez, 24. 2º DCHA.
28001 - Madrid. España
(+34) 914 36 47 74
fundacion.cotec@cotec.es