Indicador adelantado de Cotec

El modelo de previsión de Cotec aspira a anticiparse en unos meses a los datos oficiales sobre inversión en I+D del conjunto de los agentes económicos españoles, una variable clave para la modernización de la economía. El proyecto cuenta con la colaboración del Centro de Predicción Económica (Ceprede) y Eva Senra, profesora de Economía de la Universidad de Alcalá, y miembro de la red de expertos de “Los 100 de Cotec”. El objetivo de Cotec es consolidar este indicador y ofrecer actualizaciones periódicas de sus calculos.

La herramienta se basa en un modelo anual para la evolución del gasto en I+D configurado a partir de variables macroeconómicas para cada uno de los cuatro grandes agentes involucrados (Administración Pública, Universidad, Empresas e Instituciones Privadas sin fines de lucro). Las variables macroeconómicas consideradas en el modelo estructural anual son Gasto Público (Presupuestos Política de Gasto 46, ejecución), Excedente y Crédito de Empresas, Consumo y subvenciones de explotación de ISFLSH.

El modelo presenta un margen de error de (+/-) 2,5 puntos porcentuales, lo que es habitual para la predicción de variables de este tipo, y es susceptible de ajustes sucesivos.

La inversión española en I+D se aceleró en 2020 hasta aproximarse al 1,47% del PIB, según prevé la Fundación Cotec para la innovación a través de su indicador adelantado, publicado hoy. De confirmarse este cálculo, el peso del conocimiento en la estructura productiva del país habría crecido 0,22 puntos porcentuales en un solo año (en 2019 llegó al 1,25%).

El factor clave en este notable aumento de la ratio I+D sobre PIB sería la caída del PIB nominal (efecto estadístico), que aportaría 0,15 puntos porcentuales -la caída del PIB nominal, derivada de la crisis de la Covid-19, fue del 11%, según datos del INE-. La aportación derivada del crecimiento de la inversión (crecimiento real), explicaría los 0,07 puntos porcentuales restantes, según los cálculos del Observatorio de Informe Cotec.

La inversión en I+D en el primer año de la pandemia superaría así los 16.000 millones de euros, un nuevo máximo en la serie histórica, que acumula seis ejercicios en positivo. A esta gran inversión en conocimiento habrían contribuido tanto el sector público (por cuarto año consecutivo) como el privado (sexto). Además, la tasa de crecimiento rondaría el 6%, por encima del 4,2% registrado un año antes. 

El componente efecto estadístico actúa tanto en 2020 -España fue el país europeo cuyo PIB más cayó-, como, en sentido contrario, en 2021 -se prevé que España sea el país europeo donde más crezca el PIB, lo que reduciría la ratio I+D sobre PIB-. Mantener la ratio cerca del 1,5% del PIB en 2021 requeriría, por tanto, que la inversión en I+D creciera por encima del PIB nominal (las previsiones de distintos organismos y analistas lo sitúan por encima del 7%, el Gobierno, en el 7,8%).


RECUPERACIÓN DE LOS NÍVELES DE I+D PRECRISIS

Las previsiones apuntan además a que España superó por primera vez en 2020 el nivel máximo de inversión respecto al PIB previo a la crisis financiera (1,4%, en 2010), aunque no se ha logrado el objetivo del 2% que el Plan Estatal de Investigación Científica, Técnica y de Innovación de diciembre de 2017 establecía para 2020.

También están lejos los objetivos de la Estrategia Española de Ciencia, Tecnología e Innovación 2021-2027, que prevé una inversión en I+D sobre el PIB del 2,12% en 2027.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) publicará los datos oficiales de la Encuesta de Actividades de I+D correspondientes al año 2020 en noviembre de 2021.


CRECIMIENTO DEL EMPLEO EN 2021

El número de afiliados a la Seguridad Social en la rama de actividad 72 (Investigación y Desarrollo) llegó el último mayo a las 98.008 personas, 8.000 más que un año antes, una tasa de crecimiento interanual del 8,7%. El sector recuperó de manera muy rápida, ya en octubre de 2020, el empleo perdido durante los meses iniciales de pandemia, y desde entonces ha seguido incorporando nuevos trabajadores.

Estos datos contrastan con la evolución de los afiliados en el conjunto del sector servicios, que crecen a un ritmo la mitad de intenso (3,9% interanual) y que todavía no ha recuperado los niveles de empleo prepandemia.

El dato de afiliados a la Seguridad Social en la rama de actividad 72 es uno de los elementos sobre los que se construye el indicador adelantado Cotec-Ceprede que trata de anticipar la evolución de la I+D en España.


 

Tu búsqueda no ha obtenido ningún resultado.