La plataforma A.I.RE, una iniciativa ciudadana de innovación para fabricar respiradores de emergencia

La plataforma A.I.RE, una iniciativa ciudadana de innovación para fabricar respiradores de emergencia

La plataforma Ayuda Innovadora a la Respiración (A.I.RE) surgió en marzo de 2020, con el inicio de la pandemia de la Covid-19 en España. Frente a un panorama crítico, con los hospitales colapsados y una necesidad acuciante de respiradores, el director general de Cotec, Jorge Barrero, impulsó una red ciudadana, de la que llegarían a formar parte miles de profesionales de diversas disciplinas, que se dedicó a diseñar equipos de emergencia para ofrecer una alternativa ante la amenaza real de que se agotaran los dispositivos comerciales.

La idea empezó a tomar forma en redes sociales. Primero se formó un grupo de WhatsApp y a las pocas horas se lanzó un llamamiento a través de Twitter. En tiempo récord se formaron hasta 80 grupos de trabajo, compuestos por ingenieros, médicos y expertos en diversas especialidades. En los siguientes meses se diseñaron y fabricaron diferentes modelos de respiradores. 

El vídeo que encabeza esta página rinde homenaje a este ejemplo único de innovación colaborativa al servicio de la sociedad, al tiempo que recoge testimonios de un grupo de ciudadanos y entidades de toda España que hicieron posible el éxito de A.I.RE.

En la presentación del Anuario de Informe Cotec 2021 organizamos una muestra con nueve modelos resultantes de aquella iniciativa ciudadana, que supuso también un éxito de colaboración público-privada. Estos son los proyectos que participaron en la exposición:

Andalucía Respira. Rediseñado a partir de un modelo de respirador militar de campaña inventado en la década de 1980 por un médico malagueño. Decenas de máquinas se han donado a Ecuador.

Reespirator. Proyecto colaborativo de la comunidad maker. Fue diseñado en red en pleno confinamiento por personas de diferentes puntos del país y replicado en muchos países.

RCC 20. El promotor de este respirador, el doctor Juan Francisco del Cañizo López, tuvo un papel clave en la definición de las especificaciones técnicas que usaron muchos equipos con posterioridad.

3D-BREATH. Respirador diseñado y fabricado en Asturias gracias a la alianza de TK Elevator y ArcelorMittal y el Gobierno del Principado, entre otros. Se han donado equipos a Liberia.

Oxygen. Este respirador, diseñado por una start up de Barcelona, fue el primero en fabricarse a gran escala. SEAT adaptó una de sus líneas de producción para este proyecto.

Open Ventilator. Respirador diseñado por una start up de Madrid y jóvenes talentos. Surge como un proyecto de micromecenazgo ciudadano y el apoyo de la universidad y la empresa.

FREESTERRA. Diseñado por una empresa gallega que, aunque llegó tarde al sandbox promovido por AEMPS, ha logrado el marcado CE por el procedimiento convencional.

Respirapadre. Ejemplo de colaboración interdisciplinar entre un ingeniero, un veterinario y un médico aragoneses. Una gran empresa apoyó su diseño y fabricación.

RNC-19. Este respirador es el resultado de la colaboración entre un gran número de empresas navarras, muchas de ellas pymes de diferentes sectores. 
 

Descripción Proyecto:

Plataforma ciudadana para diseñar y producir respiradores de emergencia durante la crisis de la Covid-19

Fecha de inicio: 2020
Fecha de finalización: 2021
Origen: Cotec
Temática: I+D+i
Categorías:
Etiquetas:

Tu búsqueda no ha obtenido ningún resultado.